Newsletter
Suscribir >>
Nosotros
te llamamos >>

Ypres, la pequeña ciudad que albergó la batalla más larga de la Gran Guerra.

La ruta en Bélgica se hace a través del río Ijzer. Un recorrido por la ciudad gótica de Gante, la antigua ciudad de Brujas, Dixmude o la ciudad histórica de Ypres, una localidad importante en el siglo XX.

Ypres es una ciudad con unos 35.000 habitantes del noroeste de Bélgica, una pequeña población de la Flandes occidental. Pero no siempre fue así, Ypres llegó a ser una de las principales ciudades del Ducado de Flandes contando con 80.000 habitantes. Todo ello fue fue gracias a su industria de tapices y su lana, consideradas de las mejores del siglo XIII. Un siglo después, la ciudad sufre su decadencia debido principalmente a la peste negra.

Durante la Gran Guerra, la primera guerra mundial, fue una de las localizaciones claves para todos los bandos en su carrera hacia el mar del norte. La Batalla de Flandes, fue la batalla más larga de la guerra. Realmente fue una serie de batalla que duró años.

La primera batalla de Ypres comenzó el 19 de octubre y concluyó el 30 de noviembre, dejando en su camino miles de fallecidos. Pero la contienda no concluyó ahí, ambos bandos estuvieron atrincherados durante meses y el 22 de abril de 1915 los alemanes utilizan, por primera vez en la historia, armamento químico lanzando un gas venenoso con el nombre de Iperita, conocido como gas mostaza. Un arma que diezmo a ambos bandos y a la población civil provocando muertes hasta después de haberse terminado el conflicto.


Las principales batallas de Ypres fueron: la batalla de Langemarck (1914), del 21 al 24 de octubre, la batalla de Gheluvelt, del 29 al 31 de octubre, y la batalla de Nonne Bosschen, el 11 de noviembre. Otro lamentable enfrentamiento fue conocida como la batalla del fango, la tercera batalla de Ypres, una lucha que se saldó con medio millón de fallecidos.

Una parte de la historia negra de la Gran Guerra que el visitante podrá recordar y conocerla en más profundidad visitando el Museo de los Campos de Flandes, la puerta de Menin (un monumento dedicado a los soldados desconocidos británicos y de la Commonwealth que murieron en el saliente de Ypres en la Primera Guerra Mundial), los búnkeres reconstruidos o los inmensos cementerios que se encuentran por la ciudad.