Newsletter
Suscribir >>
Nosotros
te llamamos >>

Canal du Midi, un descubrimiento de viaje

El Canal du Midi o el canal del Mediodía en español, es una vía navegable que corta Francia por la mitad uniendo el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. En la actualidad es uno de los canales más navegables del mundo.

Pero no nos centremos en la parte histórica o las curiosidades técnicas. Alquilamos un barco y recorremos durante unos días este maravilloso canal ¿qué podemos hacer? ¿Dónde podemos ir?

Antes de comenzar a navegar podremos visitar una de las principales ciudades de Francia, Toulouse. Una maravillosa ciudad en donde te podrás perder por su casco antiguo y sus famosas casas rosas. Una visita obligada es a la plaza de la Capitole, donde se encuentra el ayuntamiento. Un espectacular edificio del siglo XVIII, ¡qué se puede visitar!

Una de las cosas que más nos gustan es hablar de la gastronomía, es clave que “allí donde vayas come lo que tengan”. Para cumplir con esa premisa hay que acudir al Mercado Victor Hugo. Allí podrás degustar un aperitivo de todo tipo, desde clásico croissants francés (más típico no lo hay), hasta la gran variedad de salchichas.

Otro lugar obligatorio a dónde acudir es a la Basílica de San Saturnino de Tolosa. La iglesia románica más grande de Europa, una parte de la historia.

Una gran curiosidad que tiene la ciudad de Toulouse es que vital para investigación espacial en Europa. Por eso el visitante puede acudir a la Ciudad del Espacio y enrollarse en la estación espacial Mir.

Además de visitar al museo de los Agustinos y de perderse por las numerosas calles de la ciudad. Te recomendamos la puesta de sol desde el río Garonne. Un lujo para la vista.

Comenzamos a navegar y el canal nos regalará imágenes para el recuerdo, (clave llevarse una cámara de fotos). Aquí la naturaleza juega un papel muy importante. Navegarás bajo las bóvedas naturales que forma el árbol típico de la zona: los plátanos de sombra.

camarga

Durante la navegación podrás pasar por pequeños pueblecitos donde atracar y tomar un buen vino de la zona. También es accesible la visita a muchos de los mejores viñedos de Francia. El deporte también está muy presente ya que existen numerosas rutas para realizar en bicicleta o corriendo.

Otro de los lugares con encanto que visitar es Castelnaudary. Si te gusta comer, en este lugar tienes dos cosas obligatorias que hacer: comer el cassoulet, el guiso típico de la zona sur de Francia y visitar la Maison Escourrou, una fábrica de especialidades gastronómicas.

Continuamos nuestro camino en dirección a Carcassonne, una ciudad que cuenta con el mayor baluarte medieval de toda Europa. Pasear por las calles de Carcassonne te trasladará al siglo XIII, a la Francia medieval.

Pero si te van las emociones fuertes, entonces tienes que acudir a O2 Aventure, un parque acrobático forestal. Este parque se encuentra a solo 9 kilómetros donde atracaremos el barco pero existe una buena combinación de autobuses o incluso de alquileres de coches.

Continuamos navegando hasta llegar a Narbonne, una de las ciudades más bellas. En este lugar tenemos distintas posibilidades tanto para mayores como para niños. Los más pequeños podrán ver la reserva africana de Sigean, un espectáculo natural en donde podrán observar a cientos de animales. En la propia Narbonne se podrá visitar el palacio de los Obispos y pasear por el canal de Robine, clasificado Patrimonio Mundial por la Unesco o bañarse en sus playas.

Somail

Nos vamos acercando al final de nuestra travesía pero todavía nos falta por visitar Argens-Minervois. Una ciudad que da la bienvenida al Parque Natural Regional de Haut-Lauguedoc en donde se encuentra uno de los pueblos fortalezas más bellos de Francia. Aquí podrás degustar de los mejores mariscos del país francés en uno de sus muchos restaurantes especializados en esta comida. Y por último, Béziers, la segunda ciudad más importante del Canal du Midi. Un lugar con encanto que contiene el conjunto de las 9 esclusas de Fonseranne, la más importante del Canal du Midi. Una espectacular arquitectura fluvial.

En esta ciudad podrás degustar algunos de los productos de la zona en la plaza de la catedral de San Nazario y pasear por el parque del Plateau des Poétes. 

Una aventura diferente para todos los sentidos. Unas vacaciones únicas.